Sólo él tiene poder innovador

Una buena infraestructura de gestión de la innovación, unas estupendas técnicas creativas o un proceso eficaz son imprescindibles para hacer una buena innovación, y sin embargo, ninguna de estas cosas (ni todas en conjunto) es capaz de producir ni una sola innovación. Al final, el único elemento capaz de producir innovaciones es el ser humano. En consecuencia, como ya imaginarás, contar con las personas adecuadas es la diferencia entre el éxito o el fracaso.

Más específicamente, cuando se trata de producir innovaciones de manera sostenida, la “unidad básica” de trabajo no la constituyen los individuos, sino los equipos de innovación. Evidentemente, los equipos están constituidos por individuos pero estos sólo son valiosos si lo son para el equipo. Esto significa que, a la hora de elegir a las personas adecuadas para llevar la innovación adelante, deberemos hacerlo valorando sus talentos y capacidades individuales, pero visto desde el punto de vista del equipo.

Olvidar esto lleva a menudo a cometer errores al constituir equipos de innovación que dificultan enormemente su capacidad para innovar. En este post revisamos el principal de ellos. En cambio, dejaremos la técnica de selección de miembros de los equipos de innovación para el webinar “Claves y Técnicas para Crear Equipos de Innovación”, que daré el próximo día 7 de octubre.

Respecto a esto último, si tienes experiencia en gestión de la innovación ya te habrás encontrado pensando a quién debes incluir en los equipos de innovación y a quién no, preguntándote si el equipo estará equilibrado para producir innovaciones y si existe algún método que te permita asegurarte de que es así. Si aún no tienes esa experiencia, este será uno de los primeros problemas que tendrás que resolver cuando gestiones la innovación en tu organización (o en la de otros, si eres un consultor, claro está). En el webinar veremos cómo seleccionar a los componentes de un equipo de innovación, paso a paso, y realizaremos entre todos un ejercicio práctico que ayudará a aprender mucho mejor esta sencilla y eficaz técnica.

Obtén información sobre el webinar en el enlace https://attendee.gotowebinar.com/register/6660850598516958977 o al final de este post.

 

Nacido para NO innovar

No importa cuanta ilusión y esfuerzo se haya puesto en ello, hay equipos de innovación que nacieron para fracasar. Suena un tanto efectista, lo sé, y no niego que es quiza una buena manera de llamar tu atención sobre el artículo, pero lo cierto es que es exactamente así. Estoy hablando de uno de los errores más habituales a la hora de constituir equipos de innovación: confundir los equipos de innovación con los equipos de proyectos incrementales (los equipos de trabajo normales que encuentras en tu organización, por decirlo de algún modo).

A menudo, este error está detrás de muchos equipos de innovación que empezaron con gran empuje, pero que para desilusión propia y ajena, no acaban produciendo otra cosa que tímida optimización de los procesos y modos ya existentes. No me entiendas mal, la optimización es IMPRESCINDIBLE en cualquier organización, pero no es lo que queremos obtener cuando perseguimos innovaciones capaces de diferenciarnos ante los clientes y de otorgarnos una ventaja competitiva que deje a los competidores sentados. Optimizar es estupendo… pero no puede conseguir ese tipo de resultados.

Veamos pues las características de los equipos incrementales y de innovación y saquemos algunas conclusiones útiles. Nos servirán a la hora de diseñar y constituir los equipos de innovación (si te parece que conceptualizo demasiado, dímelo vía comentarios y procuraré aclararlo).

 

Equipos incrementales

Para constituir estos equipos convocamos a diversas personas que, en mayor o menor medida, se pueden considerar especialistas en el tema que ocupa al equipo. Dicho de otro modo, reunimos varios puntos de vista de la misma perspectiva, con la intención de obtener la suma de ellas. Lo que logramos en consecuencia es la profundización de esa perspectiva común. Esta profundización lleva a descubrir errores y oportunidades de optimización, dando como consecuencia el “afinamiento” de las ideas preexistentes.

Por decirlo de una forma gráfica, se trata de afilar el cuchillo al máximo (y volver a reunirse cada cierto tiempo para afilarlo de nuevo). Al final, siempre es el mismo cuchillo, pero cada vez corta mejor. Cuando se trata de “cortar mejor la carne” este es el tipo de equipo que necesitamos, pero si lo que queremos es algo diferente a un simple corte limpio perfecto, nunca lo conseguiremos con este tipo de equipo.

 

Equipos de innovación

Los equipos de innovación pueden igualmente estar enfocados a un tema en concreto (el objetivo de innovación que deben conseguir). Sin embargo, al contrario que en los equipos incrementales, se reúnen personas que aportan diversas perspectivas sobre el asunto. De este modo, la conjunción de diversas perspectivas permite alumbrar áreas que no parecían estar a la vista, dando como resultado algo más que la simple suma. Podemos decir que las perspectivas se multiplican.

La iluminación de nuevas zonas y el entendimiento de la perspectiva de las otras personas del equipo, permite construir perspectivas nuevas (a menudo no una, sino varias). El fruto que surge de ver el asunto desde el punto de vista de esas nuevas perspectivas es el afloramiento de nuevas ideas con nuevos enfoques. Justo lo que necesitamos para producir innovaciones.

Si ya no se trata estrictamente de cortar mejor un pedazo de carne, podemos empezar a pensar en otro tipo de cortes que requieran otro tipo de instrumentos distintos a ese cuchillo, o distintos a cualquier cuchillo, u otras formas de preparar esa carne, o incluso, preparar otra cosa que no sea carne. Las posibilidades son enormes.

Soy consciente de que uno no acaba de entender completamente el concepto de creación de nuevas perspectivas hasta que no ha trabajado en (o con) un equipo de innovación bien gestionado. Además de una fuente de aprendizaje, he de decir que es una experiencia emocionante 🙂 por lo que te animo a hacerlo.

Para ello, el primer paso es constituir un equipo de innovación (en realidad es el segundo, ya que el primero es establecer un objetivo de innovación para ese equipo). Regístrate en el webinar “Claves y Técnicas para Crear Equipos de Innovación” y te mostraré una técnica sencilla y eficaz para seleccionar las personas que formarán parte de ese equipo de innovación. A continuación te pongo el enlace para que puedas registrarte.

 

Webinar “Claves y Técnicas para Crear Equipos de Innovación”

 

Un saludo y buena innovación!

(imagen principal por John Cooper; imagen cuchillo por Kris Kesiak)