La editorial McGraw-Hill ha anunciado recientemente su intención de comercializar próximamente una nueva edición electrónica del libro “Cómo crear una Cultura de la Innovación en las organizaciones, …y hacer de ella una fuente sostenible de ventaja competitiva”.

Para quien quiera saber de qué va el libro sin tener que hojearlo, os adjunto la síntesis que en su momento pusimos en la contraportada, a modo de aperitivo:

“El uso aislado de técnicas o herramientas para la innovación es insuficiente para producir un movimiento innovador continuado. Ni siquiera el empuje del líder basta en muchas ocasiones si todo el peso de la innovación recae sobre sus hombros. La Cultura de la Innovación, en cambio, proporciona a la organización el entorno y los medios necesarios para obtener una capacidad innovadora perdurable y hacer de ella una fuente sostenible de ventaja competitiva.

Dicha Cultura de la Innovación se compone de una serie de condiciones contextuales, aptitudes y actitudes personales, y algunos mecanismos y herramientas fundamentales. En suma, un conjunto de factores que alimentan la capacidad innovadora, le otorgan sostenibilidad y potencia, y que además, pueden cultivarse.

El objetivo del libro es ofrecer una pauta que sirva al lector para crear una Cultura de la Innovación en su propia organización, y a partir de esto, sistematizar la generación de innovaciones. También que conozca los elementos que componen ―o desbaratan― la Cultura de la Innovación y la capacidad innovadora de una compañía, y comprenda cómo ejercen su influencia.

Cada factor se aborda con una orientación práctica, ofreciendo ideas para su implantación o refuerzo, y en su caso técnicas concretas. Estos elementos se encuentran a menudo interrelacionados; por ello se disponen a lo largo de la obra numerosas conexiones transversales con otros capítulos, que permiten al lector «navegar» por el texto.

La Cultura de la Innovación abandona con este libro el mundo etéreo en el que se suele situar la cultura organizacional, para establecer parte de sus cimientos en el terreno de lo tangible, de forma que su implantación es ya susceptible de planificación y control.”