En el día de ayer se publicó en páginas centrales del diario El Mundo un especial sobre innovación bajo el título «Innovadores».

Un trabajo interesante y con el “glamour” que otorga incluir artículos desde el MIT o ESADE. Ha sido agradable comprobar que aquel tópico que restringe la innovación a los aspectos meramente tecnológicos se va ya rompiendo incluso en la prensa generalista. El especial incluye, entre otras cosas, diversos ejemplos de empresas del entorno valenciano que han destacado por su innovación en procesos y producto, aunque el papel principal se sigue reservando para la innovación tecnológica, y sin duda se echa en falta algún caso de innovación en la zona de proximidad con el cliente.

 Confieso abiertamente que la mayor satisfacción me la he llevado al comprobar que en la página cinco se incluye un pequeño artículo sobre Innovación por Objetivos. Con el poco espacio de que disponían, han ido directamente a lo práctico, orientado el artículo a algunos aspectos de la metodología y a la herramienta que lo gestiona. Por supuesto, como no, se incluye una expresión que ya empieza a ser popular: innovación = €.

 A destacar también la alusión que hace Purificación Baldoví a la gestión de riesgos en la innovación, un tema que demasiado a menudo se obvia y que en determinadas circunstancias y utilizando las palabras de Purificación puede hacer que «cualquier maniobra arriesgada puede ser catastrófica».