Para cualquiera que haya tenido alguna vez un mínimo contacto con la gestión de la innovación en una organización, resulta absolutamente obvio que no basta con llevar a cabo unas técnicas creativas en grupo y recoger un buen montón de ideas. Es necesario algún tipo de infraestructura que permita gestionar todas esas ideas y las lleve adelante a través del proceso de desarrollo y filtrado de las mismas. Si no tienes esa experiencia, por cierto, te recomiendo que juegues un poco con la historia interactiva que publiqué recientemente, ya que te ayudará a entender mejor la necesidad de un proceso y una infraestructura que lo gestione.

Esta gestión puede hacerse a base de hojas Excel, documentos Word, etcétera (así lo hacía yo hace años). Sin embargo, a poco que trabajes con unas cuantas ideas y que tu empuje innovador no sea algo puntual, vas a necesitar algo mejor que eso. De lo contrario, tendrás que dedicar todas las horas del día y parte de la noche sólo para mantener en marcha el sistema. En la práctica, esto significa que al final la innovación se acaba abandonando por inmanejable, muy especialmente cuando el responsable de innovación compatibiliza esa función con otro cargo (en pymes es muy habitual que la dirección de innovación la ejerza un director de área, como el director de marketing, calidad, producción o recursos humanos, dependiendo básicamente del tipo de innovación al que se enfoca la organización).

Es necesario contar con alguna herramienta de innovación que te permita gestionar todas esas ideas, moviéndolas a lo largo del flujo del proceso de innovación.Es por tanto necesario contar con algún tipo de herramienta de innovación que te permita gestionar todas esas ideas, moviéndolas a lo largo del flujo del proceso de innovación. Éstas herramientas son realmente programas de software. Cuidado con esto, porque muchos de estos programas sólo gestionan la parte inicial del proceso, es decir, la recogida inicial de ideas y alguna cosa más. Es necesario que la herramienta de innovación permita gestionar el proceso completo, desde la búsqueda de las ideas hasta la implementación de las innovaciones. Dentro de esta clase, ya hay algunas herramientas interesantes, muchas de ellas vinculadas a consultoría de grandes firmas. No obstante, la herramienta de innovación que quiero destacar hoy es IbO.

Lo hago por tres razones obvias: primero, porque gestiona el proceso completo de forma muy eficaz y bastante sencilla; segundo, porque es mi criatura, efectivamente! 😉 , y tercero, por que es gratuita.

El proceso que gestiona es, naturalmente, el de la innovación por objetivos. Expresado como un flujo de trabajo, sería lo siguiente: Establecer objetivos ➔ Disponer las vías para multiplicar las ideas ➔ Gestionarlas hasta ponerlas en explotación ➔ Obtener resultados tangibles.

No tiene mucho sentido que me ponga a explicar en este post cómo funciona la herramienta de innovación IbO con detalle, así que te invito a que eches un vistazo al sitio plantel.com (en inglés), donde encontrarás más información sobre la herramienta y sus funcionalidades. Complementariamente, te sugiero que le eches también un vistazo a mi canal de YouTube, donde encontrarás un montón de video tutoriales que pueden servirte de guía (hay más de 20).

Te invito igualmente a solicitar una licencia de uso de IbO pro, totalmente gratuita. Puedes hacerlo desde el formulario que te pongo a continuación.

IbO herramienta de innovación





Confío en que te resulte tan interesante como a las empresas de los cinco continentes que ya la están utilizando. Si quieres hacer algún comentario sobre la herramienta de innovación o expresar alguna preocupación, estaré encantado de leer y responder a tus sugerencias y comentarios. Eso sí, ten por favor en cuenta que se trata de una aplicación gratuita.

Un saludo y buena innovación!