En los últimos posts vimos la necesidad de que un plan de comunicación complemente al sistema de innovación de forma que contribuya a la movilización de las personas y facilite –e incluso simplifique– la interacción entre estas y el proceso de gestión de la innovación.

Las razones que recomendaban la naturaleza ‘autoportante’ del sistema de gestión de la innovación condicionan también el diseño de la estrategia de comunicación. Conviene por tanto un plan de comunicación ligero y eficaz cuya gestión se incluya dentro del propio sistema de innovación. Esto significa no sólo minimizar la carga para los responsables de innovación, sino también facilitar y optimizar la recepción de los mensajes.

Pocos mensajes, sencillos, relevantes y tan personales como sea posible. Si queremos hacer todo esto y mantener un plan ligero mientras cumplimos su propósito movilizador de personas y facilitador del proceso, vamos a tener que echarle imaginación y diseñar mensajes capaces de cumplir varios objetivos a la vez, y esto nos lleva a la selección de canales.

El canal que mejor cumple los objetivos y requisitos anteriores es el propio software de gestión de la innovación, …siempre y cuando esté diseñado no sólo como herramienta, sino también como el entorno –o infraestructura si lo prefieren– que las personas utilizan para participar en la innovación de la empresa. Si incorpora una buena gestión contextual de permisos y contenidos tendrá la ventaja de permitir mensajes totalmente individualizados y de ahorrar al receptor mensajes no relevantes para él. Naturalmente, también permitirá automatizar buena parte de los mensajes. Por ejemplo, podemos diseñar el binomio de contenidos “realidad incómoda / realidad deseada” (ver post anterior) para diversos retos que queramos lanzar a las personas –con la intención de que aporten sus ideas para lograr diversos objetivos– y programar mediante el software tanto las fechas de inicio y fin de cada campaña como el lugar en la aplicación donde queremos que aparezca. Igualmente para otro tipo de anuncios más genéricos. Si la herramienta incorpora estas funcionalidades nos ahorraremos mucho trabajo.

El uso del software de gestión de la innovación como canal facilita también el cumplimiento simultáneo de varios objetivos y requisitos. Por ejemplo, un simple diagrama de desempeño innovador individual adecuadamente situado incluye tanto contenidos de “realidad incómoda” –si el desempeño es bajo– como de “realidad deseada” –si se compara con la media de la empresa o si el desempeño de la persona es brillante–, será un mensaje totalmente individualizado, corto y sencillo –se lee y se entiende de un vistazo– y desde luego será relevante.

Los canales de comuicación tradicionales pueden ser muy eficaces para el plan de comunicación de la innovación cuando se trata de dar a conocer la existencia del sistema de innovación, o para comunicar directrices generales. También para las grandes acciones movilizadoras propias de la descongelación inicial, cuando una compañía pretende dar una empujón importante a la innovación.

Por último quiero destacar un canal informal pero muy importante, “las conversaciones de pasillo”, ya que es el principal vehículo de transmisión del que seguramente es el mensaje más poderoso y eficaz en materia de innovación: el ejemplo de la alta dirección y del resto de directivos. Este es el mensaje determinante, el que mantiene la innovación en la conversación de la empresa y en la mente de las personas o el que, cuando es negativo, inutiliza cualquier otro esfuerzo, plan o sistema.

Por supuesto, lo que planteo en estos dos últimos posts son unas pinceladas, tán sintéticas que sin duda me dejo mil cosas en el tintero. Si cree que falta algún ingrediente relevante para una buena estrategia de comunicación de la innovación puede compartirlo conmigo, bien como comentario del post o dirigiéndose a mi correo: juan@innovacionporobjetivos.com.