Gestión de las Ideas

Cuantos menos escalones mejor para la innovación

¿Recuerdan ese juego infantil en el que los niños se ponen en corro y cada uno le dice al de su derecha al oído lo que antes le había susurrado el de su izquierda? Las deformaciones que sufre el primer mensaje hasta que el último del corro cuenta a todos lo que ha entendido son tan surrealistas y cómicas que provoca la risa, esa mezcla de carcajada y asombro propia

La creatividad sin una gestión de las ideas tampoco es suficiente para innovar

Después del ineludible lapso de Fallas volvemos a la carga con nuevos post. ¿Qué será lo que tienen estos días que uno acaba siempre en la calle viviendo el ambiente fallero independientemente de los planes “de trabajo” que hubiera hecho? Supongo que siendo amable con uno mismo podría llamarlo adaptabilidad a un entorno propicio… Bien, y ahora voy con el post. Comentamos hace unos días que antes de reunir a