Buenas Prácticas de Innovación

La Innovación exige un proceso propio, específico y paralelo

El personaje de Sandra Bullock decía en la película “28 días” que “se define la demencia como la obsesión por hacer siempre lo mismo, esperando conseguir resultados diferentes”. Ya hemos comentado en post anteriores uno de los principios básicos de la innovación –o al menos de la Innovación por Objetivos– que dice: Innovación = diferenciación. Es decir, Innovación es “cualquier cosa” que nos permita obtener una posición diferencial y/o mejor

Cuantos menos escalones mejor para la innovación

¿Recuerdan ese juego infantil en el que los niños se ponen en corro y cada uno le dice al de su derecha al oído lo que antes le había susurrado el de su izquierda? Las deformaciones que sufre el primer mensaje hasta que el último del corro cuenta a todos lo que ha entendido son tan surrealistas y cómicas que provoca la risa, esa mezcla de carcajada y asombro propia

La creatividad sin una gestión de las ideas tampoco es suficiente para innovar

Después del ineludible lapso de Fallas volvemos a la carga con nuevos post. ¿Qué será lo que tienen estos días que uno acaba siempre en la calle viviendo el ambiente fallero independientemente de los planes “de trabajo” que hubiera hecho? Supongo que siendo amable con uno mismo podría llamarlo adaptabilidad a un entorno propicio… Bien, y ahora voy con el post. Comentamos hace unos días que antes de reunir a

Ciclo de la Innovación por Objetivos: vista general (I)

Atendiendo a algunos comentarios recibidos, voy a ir incluyendo post sobre aspectos más concretos de la gestión de la innovación. Procuraré así mismo incluir algunos ejemplos actuales o recientes. No obstante, creo que deberíamos empezar por tener una vista general del tema, una especie de mapa del territorio en el que nos movemos, de forma que cuando hablemos de un lugar en ese mapa sepamos dónde está, cómo se llega

Ponerle los pies en el suelo a la innovación

La innovación es aún para muchas empresas algo… nebuloso, …algo confuso de gestionar y de resultado bastante incierto. La mayor parte tienen asumido no obstante que “hay que innovar”, que si no lo hacen se quedan atrás, o poniéndolo en positivo, que la diferenciación que otorga la innovación puede ser el distintivo que haga progresar a su empresa …o que al menos les permita sortear la crisis con desahogo.