La innovación invisible

Es curioso como, cuando un producto o servicio está consolidado, dejamos de pensar en él como en una innovación (salvo excepciones públicamente etiquetadas de innovadoras; véase los productos de Apple). Sin embargo, todos los productos y servicios que se han consolidado fueron alguna vez nuevos, y si han supuesto un éxito relevante, fueron una innovación, ya que fue precisamente el hecho de que establecieran una diferenciación frente a los competidores y ante los clientes lo que les permitió tener éxito y consolidarse.

Las innovaciones invisibles son una interesantísima fuente de inspiración y aprendizaje; mucho más de lo que puedan ser las innovaciones arquetípicas.Ya sea por el goteo de los medios o por psicología social, tendemos a reconocer como innovaciones sólo aquellos productos arquetipo de la innovación, especialmente de tipo tecnológico. Sin embargo, las innovaciones invisibles son una interesantísima fuente de inspiración y de aprendizaje; mucho más de lo que puedan ser las innovaciones arquetípicas. La razón es que, desde el punto de vista de su desarrollo, la mayoría de nosotros las sentimos como algo lejano, algo que es cosa de otros, bien porque ocurren en sectores de alta tecnología muy alejados del nuestro, o porque nos los imaginamos en sitios físicamente alejados como Silicon Valley (la mayoría del planeta no vive en California). Como consecuencia, “aprendemos la lección” de que la innovación es cosa de gente muy especialita, en zonas y sectores muy especialitos, algo que es ajeno a nosotros.

Por el contrario, reconocer las innovaciones que nos rodean, de cualquier tipo (no sólo de producto) y originadas en cualquier sector (no sólo tecnológico), nos hace percibirlas como algo que podríamos haber desarrollado nosotros. Y es eso mismo, el hecho de que creamos que somos capaces de hacerlo, lo que dispara la inspiración y el aprendizaje.

Todo lo que tienes a tu alrededor, la silla donde estás sentado, la bombilla que te ilumina, la pintura de las paredes, la bisagra de las puertas, todo, fue alguna vez una innovación, así que las fuentes de ejemplos para inspirarnos a la hora de innovar están en todas partes. Sólo tenemos que estirar la mano y tocar la primera cosa que encontremos.

Ejercicio de innovación

Te propongo un ejercicio. Ponte de pie en medio de tu despacho o lugar en que te encuentres, cierra los ojos y haz que alguien te dé unas vueltas. Antes de que te marees (mejor) deja de girar, abre los ojos, y mira fijamente a la primera cosa que tengas en tu línea de visión, sea lo que sea. A continuación, dedícate un rato a reflexionar cómo es que esa cosa ha llegado a ser tan habitual en muchas oficinas, habitaciones o salas (o quizá parques!… no sé dónde estás y sería un sitio estupendo para leer el blog).

Te sugiero que lleves la reflexión por dos vías: por un lado, piensa en qué tipo de innovacion supuso desde el punto de vista del usuario (tu); por el otro, reflexiona sobre cuál fue la ventaja diferencial para que fuera esa, y no otras soluciones, la que se impusiera en su momento.No importa el objeto o servicio que hayas elegido, todos tienen su historia de innovación aventurera y de éxito, y te sorprenderás por los tipos de innovación que vas a encontrar.

Recuerda hacer ambas cosas siempre desde el punto de vista del usuario, insisto. Imagínate a ti mismo/a como usuario/a y piensa en “cómo hacías eso” antes de que existiera, qué opciones había y que supuso para ti… y para las generaciones que te siguieron, si se trata de una innovación antigua. Por ejemplo, si al estirar la mano lo que coges es un bolígrafo, no pienses en él como en una innovación de producto (aunque fuera efectívamente un nuevo producto), sino como una innovación en el modo en que escribías (punto de vista del usuario), ya que te permitía escribir de una forma mucho más limpia, tanto en el papel como en tu bolsillo (adiós a los borrones en el texto y a los manchurrones en la camisa por escapes de tinta).

No importa el objeto o servicio que hayas elegido, todos tienen su historia de innovación aventurera y de éxito, y te sorprenderás por los tipos de innovación que vas a encontrar. Esa es precisamente la idea de la serie de posts que inició con este artículo: ejemplos de innovaciones que nos ayuden a inspirarnos y a aprender.

Si te parece adecuado, estaré encantado de que compartas tus reflexiones sobre alguna innovación consolidada conmigo y con todos los lectores del blog. Puedes hacerlo directamente a través de los comentarios, o contactarme en mi correo electrónico: juan@innovacionporobjetivos.com

Un saludo y buena Innovacion!